lunes, 20 de marzo de 2017

El Colegio de Madrid aclara que la renovación de los compromisarios sigue adelante - DiarioMedico.com

El Colegio de Madrid aclara que la renovación de los compromisarios sigue adelante - DiarioMedico.com



A PESAR DEL RECURSO JUDICIAL

El Colegio de Madrid aclara que la renovación de los compromisarios sigue adelante

El Colegio de Madrid asegura que la renovación de la Asamblea de Compromisarios "sigue adelante" a pesar de haber sido recurrida en los juzgados, según han aclarado a DM fuentes de la institución.
Nuria Monsó. Madrid   |  20/03/2017 13:01
 
 

Asamblea del Colegio de Madrid
La Asamblea del compromisarios del Colegio de Madrid, durante la votación de los presupuestos de 2017. (Icomem)
El Colegio de Madrid asegura que la renovación de la Asamblea de Compromisarios "sigue adelante" a pesar de haber sido recurrida en los juzgados, según han aclarado a DM fuentes de la institución.

En concreto, Guillermo Sierra, el segundo candidato más votado en las últimas elecciones, ha sido quien ha llevado a los tribunales el proceso, alegando que se vulnerarían derechos fundamentales por renovar a compromisarios que no han cumplido aún su mandato de 4 años y por no informar debidamente a la Asamblea, a su juicio, de que se iba a votar sobre dicha renovación en la última reunión convocada en diciembre.
De momento, el TSJ de Madrid ha admitido a trámite la demanda y, según los argumentos de las partes, decidirá si procede a la suspensión cautelar de los comicios, tal y como ha solicitado Sierra.
Hay que recordar que la anterior junta directiva nunca llegó a completar la renovación de la Asamblea, por lo que durante cuatro años convivieron un equipo de gobierno elegido en 2012, liderado por Sonia López Arribas, y unos compromisarios elegidos en 2009. Los compromisarios actuales tomaron posesión formalmente en abril de 2016, pero su composición se corresponde a los resultados de las elecciones colegiales de cuatro años atrás.
Fuentes del colegio recuerdan que la renovación de los compromisarios para ajustarse a los resultados de los comicios de 2016 se había anunciado en varias ocasiones y que incluso era una promesa electoral de la candidatura de Miguel Ángel Sánchez Chillón.
Según estatutos, el nombramiento de compromisario tiene cuatro años de duración. Éste es uno de los puntos en los que se basa Sierra para argumentar que no se les puede destituir de facto con nuevas elecciones, y menos al 60 por ciento de los miembros de la Asamblea que han sido elegidos directamente por los colegiados.
No obstante, fuentes colegiales explican que, en el ámbito legal, "la decisión de convocar elecciones a compromisarios corresponde al Pleno de la Junta Directiva", tal y como figura en el artículo 30 de los estatutos, pero que, "en un ánimo de ser transparentes", incluyeron el punto informativo sobre las elecciones en el orden del día de la última Asamblea, celebrada en diciembre, e incluso se consultó con los compromisarios allí presentes, obteniendo su visto bueno, aunque estatutariamente no fuera necesario.
De ahí que aseguren que no se ha vulnerado ningún derecho de los compromisarios ya elegidos, ni el derecho administrativo en lo que atañe a la información sobre el orden del día de dicha reunión, que además según las mismas fuentes no se aplicaría al colegio al ser una corporación de gestión privada.
Sobre la acusación de Sierra de que, con la interpretación de los estatutos que ha hecho la directiva, en la práctica ésta podría disolver la Asamblea cuando quisiera, las fuentes colegiales afirman que "disolver no, sí renovar. Pero no cuando a la Junta le plazca, sino sólo una vez en cada mandato y para adaptarse al resultado electoral".
Dichas fuentes reconocen que, "debido a las reformas parciales que han sufrido los estatutos, hay artículos que llegan a contradecirse, así que eso nos obliga a interpretarlos de la forma menos lesiva o acorde o lo legal o sensato".
No obstante, puntualizan que hay un informe de la asesoría jurídica del Icomem -que Sierra conocería- que interpreta que "no es antiestatutario acortar el mandato de los compromisarios", e insisten en que la renovación de la Asamblea "debe realizarse tras las elecciones [incluso si son adelantadas] para adaptar su composición al censo real de colegiados, que en cuatro años puede cambiar mucho".
Este proceso "tiene que hacerse en bloque" según los estatutos, por lo que no sería posible mantener a los de elección directa y relevar a los de elección indirecta por candidaturas y las mesas de hospitales y primaria, que necesariamente renuevan cada cuatro años.